con música la vida es un poco mejor.

jueves, 25 de octubre de 2012

relato #9

caminando sola bajo la lluvia, el frio viento eriza mi piel y pienso que necesito un abrazo tuyo, un abrazo de esos que me quitan el frio, de esos que me hacen sonreir, que me siento protegida y no quiero que dejes de envolverme con tus brazos. Deseo escuchar tus latidos, sentir tus labios, que me mimes, me protegas, poder quedarme dormida en tu pecho y escucharte respirar, sentir tu olor, tu respiracion, el sabor de tus labios, necesito sentirte cerca para poder sentirme viva.


relato #8

Aún recuerdo ese día como si fuese ayer, ese día que la vida decidió que todo terminaba para ti.
Todo era perfecto estábamos juntos en una fiesta impresionante, solo tenias ojos para mi, me parecía increíble como a pesar de todas esas chicas hermosas que había en la fiesta con sus hermosos vestidos elegantes no conseguían llamar tu atención eras incapaz de quitarme los ojos de encima.
No dejabas de beber una copa tras otra sin escucharme, me prometió que ese seria el ultimo yo me bebía los restos para que no bebiera mas, al final lo convencí y logramos salir de aquella fiesta que ya me estaba pareciendo sumamente agobiante.
ni siquiera podía abrir el coche, no podía ni con su cuerpo pero el insistía en coger el coche, es imposible hacerle cambiar de opinión nadie sabe lo cabezón que es este chico.
en cuanto arrancaste te dije que fueras despacio pero el hizo como si nada, como si no me escuchara, comenzo a subir la velocidad yo asustada le suplicaba una y otra vez con mi voz temblorosa que disminuyera la velocidad y el entre risas me decía tranquila confía en mi no seas tan cobarde anda ya sabes que esta no es la primera vez además voy despacio, veía como cogía las curvas con una velocidad impresionante, vi como el coche salia de la carretera a partir de hay nada mas recuerdo cuando desperté, mi cuerpo estaba sobre el húmedo y frió asfalto empapado de sangre, con esfuerzo y dolor conseguí levantarme y le vi a lo lejos tumbado boca abajo en la carretera, salí corriendo a pesar de todo el dolor que sentía y lo arrastre hasta la cuneta mi corazón no dejaba de dar saltos, te acurruque entre mis brazos, no respiraba, no podía ser, ¿porque a el? vi como una ambulancia llegaba rápidamente y se lo llevaba yo no me separaba de el ni un instante, seguro que esto no esta pasando veras como te despiertas le decía mientras le acariciaba la mano llena de rasguños, el medico me miraba tristemente, me baje y vi como corrían rápidamente hacia quirófano mi madre llego asustada, agarro mi mano y me abrace a ella llorando sin parar mientras gritaba que eso no puede estar pasando. el medico llego y nos dijo que nada se podía hacer que su corazón ya no latía, salí corriendo puerta por puerta hasta que di con el, lo vi allí tan blanco pero tan hermoso como siempre le abrace mientras lloraba y comencé a hablarle:
- mi amor,no puede estar pasando esto,no puedo vivir sin ti ¿porque a ti? dime ¿porque? .
comencé a contarle todas esos momentos vividos hasta que se lo llevaron, no podía con mi corazón, era imposible que esto estuviera ocurriendo.
corriendo fui a la floristeria puse una corona de flores en ese maldito lugar, vi que algo brillaba en el asfalto, era su colgante, el que teníamos compartido, lo cogí y me lo puse. me senté en la cuneta y sentí un escalofrío y una paz por dentro, tal vez estaba loca pero podía oler su perfume, se que estas cerca.
de repente comencé a hablar a hablar sola prometí llevarle cada año unas flores y llevarle en mi corazón durante toda una vida.

relato #7

soy de esas personas que piensan que ni lo material ni lo abstracto es para siempre ¿o si?  una amistad te puede durar hasta el fin si lo cuidas o a veces ni a si y un objeto pues también, a veces vivimos con el miedo a perderlo y llegamos a cuidarlo demasiado hasta el punto de no tocarlo solo para que nada malo le ocurra, aunque a veces por mucho que lo cuides por circunstancias de la vida o simplemente cosa del destino hace que el otro se aleje,se enfade, se rompa, o nos alejamos nosotros, tal vez nosotros hemos sido los culpables de todo y entonces piensas ¿de verdad aquello era tan importante? si de verdad aquello me importaba de verdad o si no piensas hacer nada para recuperarlo, o puedes llegar a sentirte culpable ¿porque no lo cuide?  y de hay darse cuenta que lo perdiste y que sera mejor dejarlo en tus recuerdos ¿de verdad es necesario de    perder las cosas para saber lo que se tenia? ¿hay que llorar para aprender a ser feliz? ¿hay que caerse mil veces para aprender a levantarse y saber caminar y aun así seguir cayéndose?

relato #6

paseábamos justo por delante de la torre Eiffel agarrados de la mano, para mi eso era un sueño echo realidad, con el en el lugar que siempre e deseado.
Las hojas caían a nuestro alrededor, los pájaros cantaban, el bromeaba conmigo y me picaba, eso le encantaba, hacerme enojar le hacia gracia. Me encantaba la manera en la que me miraba, con esa dulzura, me comía con la mirada, sus labios me llamaban a voces, su perfume me suplicaba que le abrazara, su sonrisa me hacia reír, estaba con el y el tiempo se detenía, entonces vi que metió la mano en su bolsillo y me susurro al oído:
- creo que ahora es el momento.
se puso de rodillas y todo el mundo lo miraba, en ese momento no entendía nada, entonces saco una preciosa cajita roja de terciopelo, me lleve las manos a la boca mientras sonreía y contenía las lágrimas, allí estaba el, allí estaba yo intentando hacerme a la idea de que pronto compartiría cada segundo de mi vida a su lado, junto a el. un día me dijo que si me tenia que hacer llorar seria de rodillas y con un anillo en la mano y lo cumplió.

relato #5

Ella se encontraba en la ultima fila de la clase, junto al lado de la ventana, veía como las hojas caían al suelo por culpa del frió viento de invierno que soplaba con mucha mas fuerza que nunca.
las agujas del reloj seguían corriendo, ni siquiera ya escuchaba la voz aguda y gritona de la profesora rodríguez esa maestra de sociales insoportable, casi ni se le entendía lo que hablaba, ella pensaba que se creía que eran chicos de universidad o algo así.
le dio rienda suelta a suimaginación, entonces le vio en la ventana se quedo completamente embobada ahora si que no existía nada mas, no se enteraba de nada lo que sucedía a su alrededor, estaba tan concentrada en el que no se dio cuenta que la profesora la llamaba.
- señorita, es a usted a quien llamo.
de repente su compañera le agarro el hombro y le agito fuertemente, la miro con cara de enfado y ella le señalo a la profesora, vio que estaba enojada, la verdad es que no entendía nada.
-¿se entero de lo que le pregunte?
- no profesora, lo siento me distraje un momento.
-te pregunte por la guerra civil.
en un momento se lo dijo sin casi darse cuenta, la maestra le felicito y le dijo que no se volviera a distraer, ella asintió con la cabeza pero a los cinco minutos volvió a mirar por la ventana, el ya no estaba, era lo único que hacia que se levantara con animo cada mañana, entrar al instituto y verle caminando por los pasillos sonriendo era su mayor alegría.  se pasaba todo el tiempo estudiando cada movimiento, al fin y al cabo lo conocía desde pequeña y siempre sintió algo por el.
Entonces escucho una voz, esa voz que hacia saltar a su corazón, la misma que le sacaba una sonrisa, entonces le volvió a ver allí sonriente haciendo el tonto con sus demás compañeros, el viento agitaba su alborotado cabello oscuro, sin querer ella sonrió, entonces el se  dio cuenta de que le miraba y le miro, sus ojos se cruzaron y a ella se lo borro esa sonrisa tonta y se le cambio por un rostro serio pero a la vez dulce, el la sonrió haciendo que se sonrojara y haciéndole sentir la mas feliz, pues por un momento logro captar su atención.<< que mas da que no pueda tenerle>>. pensó en silencio. <<me conformo con verle cerca de mi cada día>>.

lunes, 22 de octubre de 2012

relato #4

era un sábado como otro cualquiera, salí de fiesta estaba lloviendo y mi casa quedaba un poco lejos comencé a correr torpemente, al rato termine cansada <<que mas da que corra si no se puede estar mas mojada>> pensé. iba caminando en silencio tiritando de frió las heladas gotas de invierno caían en mi pelo y después resbalavan rápidamente hasta mis mejillas, de repente vi que alguien me tapo con un gran paraguas rojo al principio pensé que seria unas de esas señoras que me dicen que me tape o terminare cogiendo una pulmonía pero me llego el olor del perfume de la  persona que me cubría con el paraguas, me decidí por guardarme la vergüenza y mirarle y entonces le vi a el con sus enormes ojos clavandose en los míos con su linda sonrisa capaz de iluminar el rincón mas oscuro, se quito su cazadora y me la echo por encima de los hombros me acerco a el acurrucándome entre su pecho y luego me sonrió en ese momento sentí que el frió desaparecía que dejaba que llover, que no existía momento mas lindo, que todo lo demás desaparecía.
sentí que ese largo camino junto a el se hacia corto, el no dejaba de hablarme de contarme cosas y de hacerme sonreír hasta que al fin llegamos a mi puerta yo le di las gracia y me gire para abrir la puerta entonces el me agarro del brazo y me llevo rápidamente hasta su pecho, me mio a los ojos me acaricio la mejilla derecha y me beso, me dio el mas dulce y tierno beso que jamas nunca nadie me dio.

jueves, 4 de octubre de 2012

relato #3

Lidia era una chica sencilla nada popular entre sus compañeros de clase, siempre estaba sola sus padres andaban de un lado para otro  trabajando para poder llevar hacia adelante a su familia y su casa.
Solo tenia una libretita donde apuntaba todos sus deseos y a su amiga alba esa que nunca la abandono desde pequeña.
Lidia se enamoro de ese chico guapo del instituto,típico chico que sale en las películas americanas, cada día suspiraba por el cuando le veía por los pasillos, le amaba en silencio.
Un día sin esperarlo el le hablo, empezaron a salir en grupo dejando a un lado a alba su amiga desde la infancia, ella le aconsejaba que esa gente no era buena , no podían ser tan buenos cuando se pasaban toda la tarde bebiendo y drogándose,pero Lidia estaba ciega y mas aun que consiguió que el aceptara ser su novio.
Llegaba tarde a clase y la mitad de las veces borracha, sus notas disminuían y sus padres no estaban con ella para ayudarla.
Una noche de invierno después de haber bebido hasta artarse junto a su novio, hasta tal punto de no saber quien era noto que el cerraba lentamente los ojos hasta desplomarse en el suelo, en un instante se le fue la borrachera, la acaricio la cara y se dio cuenta que el ya no respiraba, sintió que todo se le desplomaba, que el mundo se le caía encima, perdió a lo que mas amaba, estaba sola, desperdicio y hundió su vida por tratar de ser lo que no era.

Relato #2

Me levanto cada mañana miro fijamente mis zapatillas y me quedo quieta unos segundo, otra noche sin dormir, otra vez ese horrible dolor en el pecho que me oprime,nada puedo hacer, todo por lo cual sonreía hoy se a convertido en una pesadilla, en mi mayor preocupación, quizás debería aferrarme a algo o alguien que me haga sonreír o quizás no.
Pero lo que de verdad duele es fingir que todo va bien que nada te preocupa que eres esa persona pasota que sonríe en todo momento, pero nadie sabe lo que se esconde detrás de cada sonrisa, miles de lágrima que me ahogan en la soledad, miles de suspiros.
mi corazón grita,salta hasta hacerme llorar de dolor, quizás no soporte tanto dolor acumulado y me esta avisando o simplemente quiere dejar de latir, creo que el lucha y se agarra fuerte dando latidos dolorosos que quisiera que acabaran, dormir en la eternidad.
Pero es un nuevo día me toca levantarme con dolor abrir los ojos y esbozar una falsa sonrisa.

Relato #1

era una tarde fria, tipica tarde de enero, esas tardes en la que no puedes hacer nada simplemente quedarte en tu casa viendo como las pequeñas gotas chocan en tu ventana y a pesar de que se resisten resbalan lentamente.
como no tenia nada que hacer decidi ir con mis padres a casa de mi abuela hacia mucho que no la veia, iba viendo por la ventanilla del asiento trasero del coche como llovia y la gente chocaban entre si corriendo de un lado para otro torpemente con paraguas, de repente algo me llamo la atencion, una sonrisa sorprendete, no podia verle bien la cara pero me resultaba familiar, entonces levanto la cabeza me miro fijamente, odiaba los atascos pero en ese momento desee que los coches no avanzaran, era el con su perfecta e iluminosa sonrisa que iluminaba la calle, me quede embobada mirandole fijamente, el volvio a levantar la mirada y me miro fijamente, lo mire timidamente y me sonrio, senti como salia el sol como sus rayos luminosos luchaban contra las diminutas gotas de enero.

capitulo 19.

- pero prometeme que nunca mas te iras, no podría soportarlo lo e pasado horrible y no...
el puso su dedo índice entre mis labios y me beso.
- no digas nada mas me quedare contigo y seguro que podre estudiar lo mismo aquí, cerca de ti.
- no quiero hundirte el futuro.
- y no lo harás princesa,  tu eres mi futuro y mientras no te marches mas de mi vida mi futuro sera perfecto, solo si estas tu en el o sera.
- juro no volver a meter la pata, juro estar a tu lado siempre, no irme jamas.
-no as metido la pata, muchas veces el corazón se confunde, estas tan triste que harías cualquier cosa para volver a ser feliz.
-pero me di cuenta que mi felicidad eres tu Raúl siempre sera así y eso jamas nadie podrá cambiarlo.
- quiero estar siempre junto a ti princesa.
me abrazo, era increíble lo bien que me sentía, lo bien que estaba entre sus brazos, mi felicidad volvió, mis ganas de gritar que soy feliz volvió de nuevo,mis ganas de vivir aparecieron.
necesitaba sentirme así, le necesitaba a el.
- te amo princesa.
- y yo a ti tontorrón.

entonces te das cuenta de quien de verdad te importa, de quien te hace sentir feliz, de quien de verdad te hace sentir miles de cosas a la vez, que nadie es capaz de cambiar ese enorme sentimiento ni siquiera un puñado de kilómetros
FIN