con música la vida es un poco mejor.

sábado, 5 de agosto de 2017

Entrañas de un cuerpo inerte.

Una canción que se repite, un cigarrillo consumiéndose como lo hace mi corazón que ya no se si llamarlo así porque cada remiendo lo hace diferente, especial.

Y llegaste tu cambiándolo todo a su paso, sanando a todos los trocitos rotos de este corazón malherido con cada uno de tus abrazos, llenando a mi órgano vital de cariño y esperanza y colmando a mi cuerpo de ilusión con cada roce de tu piel.

Para luego volverlo a romper y seguidamente arreglarlo con unas de tus sonrisas como si nada hubiese pasado; y así es como rompes y arreglas a mi corazón tantas veces al día y luego no sabes si besarle o dejarlo roto.

No sabes si acariciar sus latidos o destruir cada uno de ellos sin la mas mínima compasión, ignorando todo lo que puedas hacerme sentir y prestandole mas atención a tu egoísmo, así como tampoco sabes si quedarte a mi lado o salir huyendo como tantas veces hiciste, dejando al núcleo de mi cuerpo totalmente envuelto en oscuridad esperando a que vuelvas con tu luz para rescatarlo.

Y así es como mi corazón se convirtió en marioneta ignorando a todo lo demás y absorbiendo cada rayo de luz que tu le dabas, y él que se mueve con cada latido no se percata que aquello mismo que le hacia feliz le destruía lentamente haciéndole quebrar en mil pedazos.

jueves, 16 de marzo de 2017

Mi lugar favorito.

Y fue cuando me di cuenta que allí en tus brazos todo lo demás me parecía pequeño,tus ojos los únicos con el poder de desarmarme por completo.
Me gusta sentir tu respiración en mi cuello, pasear mis dedos por tu cuerpo, sentirte mio, sentirme pequeña y grande a la misma vez. Como olvidar esos momentos en los que buscas mis labios, cuando sabes que las palabras sobran, ese momento en el que hasta mis pestañas tiemblan. "Y si, en esa curva perdí mi cordura" susurro mientras rozo tus labios con la yema de mis dedos.
Y supongo que allí en sus brazos todo es mucho mejor, el tiempo pasa despacito y yo no tengo prisa solo ganas de morderte la sonrisa.

viernes, 5 de agosto de 2016

El mundo y yo.

Quizás hoy sea unas de esas noches en las que me es imposible conciliar el sueño y no es precisamente porque mi vida sea la mas emocionante ni mucho menos un cuento de hadas.

Alguien alguna vez me dijo que de errores se aprenden, es la típica frase que te pasas toda la vida escuchando, y si, quizás yo sea el ser humano mas torpe del planeta porque no dejo de tropezar, no con la misma piedra pero si en el mismo camino. Lo peor de todo es que esas piedras no me permiten una tregua y continúan haciéndome tropezar una y otra vez sin compasión. La verdad es que aun no termine de entender a esas piedras que van prometiéndote un camino de rosas y al final resultan ser como todas.

Hace tiempo que deje de creer en la humanidad o quizás el fallo sea mío por confiar demasiado y no ver que todas las rosas tienen espinas y que no todo lo que es oro reluce. Quizás todo lo bueno haya acabado, ya nadie expresa sus sentimientos, nadie besa realmente cuando el corazón lo pide a gritos, un paseo bajo las estrellas o un te quiero susurrado al oído cuando de verdad se siente.

El mundo cada día cambia mas, tal vez el egoísmo le haya quitado el puesto al amor y nadie pretende hacer nada para cambiarlo o quizás yo sea una romántica sin remedio. De verdad que a veces siento las inmensas ganas de dormirme y que me despierten cuando todo esto haya acabado.

lunes, 6 de junio de 2016

Invierno anticipado.

Por aquí ahora llueve y hace frío, cada cicatriz se desliza por mi piel habitando en cada rincón de mi corazón, pero yo sigo aquí riendo a carcajadas como si el mundo no se derrumbara junto a las estrellas cada noche después de otra batalla más perdida.

Una vez se llevaron lo más bonito que cualquier persona tiene: La risa. Esa con la que le decías a todos que todo iba a estar bien, pero...¿y ahora? ahora solo me apetece romper todos esos relojes que marcan sus tristes tic-tac segundo tras segundo sin poder volver a recuperarlos.

Hay veces en las que nadie se molesta en arreglarte, tu solo vuelves a remendar tus alas para dar paso a un nuevo capitulo de ese jodido libro que parece desgraciadamente interminable pero que de alguna manera u otra alguien algún día leerá a tu lado y sabrá como sanar las agujas rotas de tu corazón.

jueves, 12 de mayo de 2016

Vivir es aprender.

Soy un caos de persona, exactamente ese caos que entra en tu vida revolucionando todos tus sentimientos, ese caos que es imposible de entender, aunque a estas alturas ya no necesito que me entiendan. Busco a un espectador, si, un espectador que me vea caer desde lo mas alto, que no me dé alas, no las quiero, me gusta ver el mundo desde aquí abajo, que me vea deshacerme y luego resurgir de mis propias ruinas, alguien que no me tienda la mano cuando caigo, solo alguien que en silencio no me deje caer sin mas.

Soy ese tipo de persona que habla con la mirada y mira con el corazón, aquella que es capaz de bailar Rock and roll a las dos de la madrugada y en un día de lluvia recitarte un poema o quizás hacerte llorar pero solo de la risa. Soy algo así como una especie de extinción dulce y a la vez amarga, fría y distante a la par que cercana, bipolar y alocada. No pretendo gustarle a nadie hace tiempo que deje de creer que para ser feliz necesitas caerle bien a todo el mundo, tampoco creo en eso de las medias naranjas, Jhon Lennon me enseñó que todos somos una naranja completa y no necesitamos la mitad de otra para ser felices.

No bailo bajo la lluvia, pienso que las gotas de aguas disfrazan muy bien la tristeza incluso, puedes gritar cuando hay tormenta, sentirse libre ya no es un sueño es una realidad diaria, soy aquella que llora y a la vez tengo mi mejor sonrisa dibujada y es porque me enseñaron que no hay que dejar de sonreír nunca porque hay personas que se alimentan de tu sonrisa.
Con el tiempo he aprendido que hay que hacer feliz al mayor número de personas posible sin herir a ninguna minoría, a no señalar a nadie antes de mirarme en un espejo, he aprendido que a pesar de los golpes la vida es hermosa a su manera, que después de la lluvia siempre sale el arcoíris y que todo lo que sueñas se puede hacer realidad con la constancia adecuada, dejé de llorar por quien no me quiere o no me acepta y empecé a abrazar a esas personas que me regalan un trozito de su corazón y aún me quedan pedacitos de sobra para arreglar tu corazón sellándolo con sonrisas y haciéndolo latir alimentándolo de las mejores carcajadas. Pero lo que de verdad he aprendido en este corto y a la vez largo viaje es a no rendirme y a amar, si, amar por encima de todas mis posibilidades, no hay nada más bonito que eso, al fin y al cabo nadie se lleva cosas materiales al final del camino solo recuerdos y amor, mucho amor. Por lo que, si es lo que te va a quedar no temas a darlo todo, no temas a sentir, no temas a vivir.


martes, 5 de abril de 2016

Yo no me enamoré, me hiciste tuya.

Y no me enamoré de sus ojos, me enamoré de su mirada perdida, no me cautivó su voz sino su silencio, no me fijé en su cuerpo porque decidí recorrer cada cicatriz.
Ni siquiera me enamoré de su sonrisa, me prendaron sus lágrimas, no me gustaba su alegría, me gustaban sus ruinas, esas que pasaban a ser la más hermosa escultura cada vez que le abrazaba.
Entonces sientes que no te enamoras de su cuerpo, ni siquiera sus manías y es cuando una noche descubres que no sabes que es lo que realmente te enamoró de él, pero tienes cada momento guardado en tu cabeza, sobran fotos para acordarte de cada uno de ellos pues los mejores recuerdos se guardan en el corazón. Y de repente piensas en su sonrisa y sin quererlo sonríes, recuerdas su voz y te estremeces y entonces es ahí cuando te das cuenta de que realmente estas jodida, porque joder...No sabes que fue lo que te enamoró pero no hay persona encima de la tierra que te haga sonreír como lo hace él.

Disfruta de los pequeños momentos.

Aprendamos a valorar más las cosas sentimentales, valoremos más cada detalle, cada abrazo, cada mirada acompañada de una sonrisa. Robemos más besos y menos ropa, demos por la espalda más abrazos y menos puñaladas, que sean más las sonrisas y menos los llantos, que decaigan las llamadas y se convierta en costumbre las miradas junto a un café, regalemos flores y no fotos, sorprendamos con mas visitas inesperadas y dejemos la ultima conexión a un lado. Y es que hoy en día es muy barato el amor y los "Te quiero" ya se regalan. Hablemos más cara a cara, acostumbrémosno a mirarnos a los ojos y dejemos a un lado esas charlas tras la pantalla. Miremos más el corazón y menos el envoltorio. Disfrutemos de los buenos momentos en compañía, de esos sucesos inesperados; los que un objetivo no puede inmortalizar, no pensemos tanto y relajemos el corazón que el estrés ya acampa a sus anchas en cada rincón del mundo. Regala canciones en vez de pensamientos hostiles. Disfrutemos de la vida a nuestro modo que vida solo hay una y los días son fugaces.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Cuando callo pienso.

Me gustaba estar a su lado, sentirme pequeña junto a él. Me encantaba cada vez que me miraba y me hacia apartar la mirada, temía que en mis ojos descubriera lo revoltoso que mi corazón estaba, temía acercarme a él por si notaba que el nerviosismo se apoderaba de todo mi cuerpo, rompiendo en un temblor de inmensa felicidad. Me encantaba verle sonreír, eso me volvía completamente loca, aquella sonrisa amplia acompañada de mucha dulzura conseguía que mis ojos brillaran.

Y cuando su mano rozaba la mía un extraño escalofrío recorría cada rincón de mi cuerpo, su mirada provocaba en mi una sonrisa de completa idiota. podría pasarme horas disfrutando de su presencia y jamas me cansaría. Me apasionaba su voz, aquella que ponía mi piel de gallina, mis ojos se clavaban en sus carnosos labios mientras cada palabra resonaban en ellos como la mas dulce melodía, que provocaban a los míos, que pedían a gritos ser besados por esos labios deseables.
Sabia perfectamente que el día que nuestros labios se rozaran mi mundo completo temblaría y mi corazón entraría en un profundo coma hasta que abriera los ojos y estos se percataran de que había sido real y no una simple alucinación.

Me gustas tu, con tu caminar, tu mirada tímida, tu sonrisa dulce y la forma en la que me demostrabas que cada segundo a tu lado realmente merecían la pena. Yo que le temía al amor, había tirado la toalla en eso de sentir, y ahora vienes tu, con esa perfecta sonrisa, con esa dulzura que inunda a mi corazón de felicidad, con tu forma de ser que vuelves aun mas a mi mundo patas arriba, cómo no voy a pensar en ti, si me has devuelto la ilusión en cada amanecer y que no cese de querer una vida envuelta en tus brazos, que junto a ti estoy segura de que el tiempo volará, pero ya soló con tus besos me importarían demasiado poco aquellos entrometidos tic-tac del reloj, que me vuelvo música al tempo de mi corazón empujando por la dulzura de tus labios, todo esto y mucho más es lo que pienso, cuándo te veo, cuándo... callo.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Recuerdos permanentes.

Querido corazón hoy te escribo para pedirte que le olvides, si, a esa persona a la misma que me paso horas pensando, la misma que hoy clava puñales y mañana abraza a mi corazón malherido. A esa persona que cuando me besaba quemaba mis labios y se quebraban cuando no encontraba los suyos.
Querido corazón hoy te pido que arranques cada recuerdo, el sonido de su voz, el contacto de su mano con la mía. Olvídalo, olvida cada abrazo de despedida, no lo extrañes, odiale, odiale por tantas horas desperdiciadas esperando que volvieras, por cada y unas de las lagrimas que mis ojos derramaron, por esas largas noches de desvelo esperándote. Por ti corazón y por cada una de las heridas que no te cicatrizan.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Corazón prisionero

Existe una persona de esas que, desde su llegada, ya nada es lo mismo, con la que aprendiste a amar, a besar con el corazón, a hacer el amor con las miradas, a desnudar su sonrisa. No hay momento en el que no le pienses, mi mensaje que no te haga desatar los nervios. Entonces comprendes porque otros besos no te sacian y porque otras caricias no te desnudan el alma. Sientes que no quieres otros ojos, ni otros labios, ni siquiera otras manos. Firmarías sin dudar por una vida a su lado, por despertar cada día oyendo su voz y sentir que con esa persona lo demás te es indiferente. Dejarías en sus manos tu diminutivo corazón rebosante de amor para que jamás olvide todo lo que de verdad sientes, porque hay sentimientos tan reales que ni siquiera todas las letras del abecedario podrán describirlo.

martes, 29 de septiembre de 2015

Las piezas del corazón.

se dice que de las decepciones se aprende, pero llega un momento en el que te cansa vivir rodeada de personas que a la larga te decepcionan, cansada de simular que todo está bien cuándo realmente tu interior está hecho pedazos. Y no, no necesitas a otra persona que te una esos trocitos, por que cada persona que pasó por tu vida se llevó uno de esos pedazos, ya no eres la misma, quizás sea porque un puzle no se puede completar si faltan piezas.

El tiempo en pasado.

Y si, quizás las heridas se curan con las agujas del reloj.Todo es cuestión de tiempo, el que es relativo, y de la paciencia, que es efímera, aunque las cicatrices siempre quedan en el corazón, quizás lo mejor sea no mirar hacia atrás o dejar los recuerdos para demostrarte a ti misma que eres más fuerte que todo aquello que ocurrió días atrás. No es de débiles  ni cobardes dejar vía libre a las lágrimas, a veces estás expresan mucho mas que cualquier palabra.
 

miércoles, 6 de mayo de 2015

la perfección dentro de la imperfección

Me di cuenta de que mi vida cambió por completo cuando agarraste mi mano y caminamos juntos sin rumbo.
Cuando entendí que el primer beso se da con la mirada. Nada era mas bonito que su forma de mirar: de esas que te hacen sonreír como una idiota.
Me encantaba cuando me miraba y sonreía sin motivo mientras yo apartaba la vista de él con una mueca de vergüenza.
Nada más bonito que su infinita y perfecta sonrisa, su voz celestial. comprendí porque mis dedos encajaban perfectamente en el hueco que existía entre los suyos: parecían estar echos a medida.
Estabas tan cerca y a la vez tan lejos...Eras como el aire: podía sentirte a mi lado pero no tocarte. Eras como mi mitad: tan desigual y semejante a la vez.
Nuestras edades eran diferentes, nuestras estaturas e incluso nuestra forma de caminar pero, para ambos,cuando estábamos juntos, lo de alrededor desaparecía...

La otra cara de la vida.

Un día dejé de creer en aquellos monstruos que pensaba que había debajo de mi cama para empezar a creer que estaba rodeada de ellos. comencé a darme cuenta de que los verdaderos monstruos son las personas y la mayoría no se percata de ello. Todos tenemos un monstruo que habita dentro de nosotros y siempre, por una razón u otra, por voluntad propia o no, logra salir a la luz.Todos tenemos ese lado frió aunque no queramos reconocerlo. una noche, logras darte cuenta de que caminas junto al frió que trae febrero, observas a la vida, que pasa por tus narices sin darte apenas cuenta. comienzas a analizar: no todo es tan bonito como lo pintan, dentro de lo bueno se esconde lo malo, en la belleza se camufla aquello que te aterra y bajo algo horrible, la nobleza. Aprende a mirar con otros ojos y lo descubrirás.

domingo, 18 de enero de 2015

Presa de un sufrimiento.

Quiero ser lo suficientemente fuerte para olvidarte, quiero que mi corazón olvide lo que es amarte, poder dejar de pensar que eres mi necesidad: olvidar cada beso, cada sonrisa que me cautivaba.
Quiero dejar de creer que sin tu amor no soy nada, mirar hacia adelante como si nunca hubieses existido, sonreír y saber que no es por ti, dejar de navegar en un mar de lágrimas.
Quiero poder reparar mi alma rota, recuperar cada segundo eterno que empleaba pensando que volverías.
Llorar no sirve de nada ahora que ya no estás, así que sólo me queda escapar de este sufrimiento

jueves, 15 de enero de 2015

Tú, silencio.

Silencios que se clavan como agujas, silencios que se acurrucan en tus pensamientos, que escandalizan tus sentimientos.
Silencios que te arrancan el corazón, que aprietan tus pulmones hasta el punto de que no puedes respirar; silencios que duelen más que las palabras y menos que tu ausencia.
Silencios que se apoderan de cada parte de mi cuerpo, que arrebatan mis ilusiones, que rompen los pilares que mantienen en pie mis sueños.
Silencios que atraen recuerdos y, con ellos, el dolor; silencios que son como espinas, silencios que ni el tiempo puede curar.

lunes, 12 de enero de 2015

La belleza del olvido.

Llegaste como un suspiro, sin esperarlo ni imaginarlo, fuiste desgarrando mi corazón de la manera más cruel, rompiste cada aparte de mi alma, cada parte de mi ser sin importarte nada.
Ya de nada me sirven tus falsas lágrimas de cristal, no necesito tus llamadas desesperadas ni tus mensajes de buenos días. Aprendí a ser feliz sin ti, aprendí a alejarme de quien me hace daño, a mirar hacia adelante, hacia mi futuro, en el que tú no estás. Decidiste marcharte y yo decidí no dejarte volver. Es hora de que vuelvas a tu mundo irreal; yo ya no estaré para despertarte cada mañana, ya no estaré para calmarte cuando estés mal: simplemente no estaré. No estaré ahí porque ahora puedo decir, por fin, que soy feliz sin ti.

Nunca es tarde para ser feliz.

Abriré mis blancas alas para volar lejos de la realidad, que me atrapa entre sus estrechos brazos y no me permite subir a la superficie. Volaré lejos de ti, de tus caricias como cuchillas y de tus besos que queman mis labios. Te regalaré mi olvido y las cadenas con las que me atabas a ti; me acordaré de olvidarte. Aprenderé a llorar de la risa y a reírme de lo llorado, bailaré bajo la lluvia mi canción favorita; cuando llevas el sol dentro, no sabes cuando llueve. Sentiré el frió viento de enero en mis mejillas, el cansancio después de caminar sin rumbo; perseguiré cada uno de los sueños que me arrebataste un día, llevándote con ellos parte de mi felicidad. Lo siento pero hoy me toca ser feliz.

miércoles, 7 de enero de 2015

Metamorfosis.

Sentí cómo el corazón se me partía en pedazos cual frágil frasco de cristal, convirtiéndose en pequeñas lágrimas que corrían por mis mejillas. Sentía como si nada más me importara; no lograba entender cómo las cosas cambiaban de un día a otro.
Apenas lograba sentirlo, me iba convirtiendo lentamente en aquella persona que un pasado hubiera odiado: alguien frío, sin sentimientos; alguien incapaz de sonreír. ¿Dónde estaba aquella persona risueña, aquella chica de ojos brillantes y sonrisa infinita? ¿Dónde se escondía aquella ilusión que me mantenía cada día con esperanza? Golpe tras golpe, caída tras caída, fue transformándome en lo que soy ahora.
Intento encontrarme,mirar hacia adelante de otra manera, pero me resulta imposible volver a ser aquella chica de sonrisa dulce y repleta de sueños por cumplir, sueños que quedaron guardados en el baúl de los recuerdos.

Realidad.

Y aquella noche me prometí a mí misma no volver a enamorarme. Le di libertad a mi corazón después de pedirle que nunca jamás se encariñara. Le supliqué a las mariposas de mi estómago que no volvieran a revolotear descontroladamente, les comente a mis ojos que pasaran desapercibidos y le recomendé a mi cabeza que pensara en cosas que no dañaran al señor corazón. Intente mentalizarme de que no todos los "te quiero" son verdaderos, de que algunas caricias son como espinas y que algunos besos queman. También de que los finales felices no existen, al igual que tampoco existen los cuentos de hadas; de que nada es para siempre y de que hay más sapos que príncipes.